Saber más

Mi Reloj Interno es una aplicación gratuita para telefonía celular que permite realizar un autodiagnóstico y obtener recomendaciones personalizadas según edad, género y costumbres horarias, para mejorar el estado del reloj. Es importante destacar que la aplicación se desarrolló a partir de datos de la población de la Argentina. Al usarla vas a aprender qué hábitos contribuyen a mantener en hora al reloj interno. Seguí las recomendaciones por 2 semanas y volvé a evaluarte.

¿Qué es el reloj interno?

El reloj biológico es un mecanismo interno que impone un ritmo de casi 24 horas a todas nuestras funciones corporales, organizándolas para que ocurran en el momento óptimo del día. Desde el cerebro el reloj controla cuándo estamos alertas o cuándo necesitamos dormir, el momento óptimo para aprender o hacer actividad física, e impone ritmos diarios en procesos tan variados como la presión arterial, la liberación de hormonas, el metabolismo, etc. El reloj interno se pone en hora a diario en respuesta a claves del ambiente que nos rodea (principalmente los ciclos de luz y oscuridad, pero también la ingesta de comida o la actividad social).

¿Qué hábitos ayudan al reloj?

Para cuidar al reloj interno es recomendable exponerse a diario a la luz natural –idealmente por la mañana o temprano en la tarde–, mantener horarios regulares en las actividades en días hábiles y libres , incluyendo los horarios de tu descanso. Se recomienda reducir la exposición a luz artificial intensa (como las pantallas del televisor, la computadora o el celular) y evitar hacer ejercicio o cenar poco tiempo antes de ir a acostarse.

¿Qué factores interfieren con el reloj?

Sacar de hora el reloj interno tiene un impacto negativo sobre la salud. Algunas de las actividades que lo pueden desalinear son: las exigencias horarias de la vida actual (con su característica hiperconectividad y exposición a pantallas), los vuelos transmeridianos, el trabajo nocturno o en turnos rotativos que incluyen las noches, entre otras.

¿Qué pasa cuando el reloj no funciona bien?

Cuando el reloj interno y el ambiente están desalineados por mucho tiempo aparecen problemas de salud que van desde trastornos en el sueño como el insomnio, hasta problemas metabólicos como la diabetes. Además puede afectar al sistema inmunológico y asociarse a trastornos psiquiátricos como la depresión. También puede reducir el rendimiento cognitivo, aumentar la cantidad de errores y dificultar el aprendizaje.

¿Qué son los ritmos biológicos?

Los ritmos biológicos son oscilaciones que ocurren en muchos procesos de los seres vivos tan variados como la frecuencia cardíaca, el ciclo de sueño-vigilia y la hibernación. Las variaciones que se repiten cada 24 horas se denominan ritmos diarios o circadianos. Estos ritmos son controlados por el reloj interno y se ponen en hora con claves del ambiente. La disciplina que estudia los ritmos biológicos es la Cronobiología.

¿Qué es el cronotipo?

El cronotipo es la hora que marca el reloj interno y se refleja en tus preferencias diarias. Tiene componentes genéticos, pero es modulado por factores externos como la luz, las actividades regulares, las costumbres, y va cambiando con la edad. Se puede evaluar de distintas maneras, por ejemplo utilizando los horarios en los que dormís.

En general los seres humanos estamos activos durante el día y dormimos durante la noche, sin embargo diferimos en la hora que marca nuestro reloj interno. Por eso las personas tenemos distintas preferencias horarias, que van desde extremadamente nocturnas (o búhos), hasta extremadamente matutinas (o alondras).

¿Qué es el jetlag social?

El jetlag social es la diferencia entre la hora que marca tu reloj interno y los horarios que impone la vida en sociedad. Cuanto mayor es el jetlag social, menos alineado se encuentra tu reloj interno con tus horarios sociales/laborales.

¿Por qué es importante diferenciar los horarios de descanso en días hábiles y días libres?

En los días libres, los horarios de tu descanso se asocian con tus preferencias y la hora que marca tu reloj interno. En los días hábiles, en cambio, no podés elegir cuándo dormir: los horarios de tu descanso están sobre todo regidos por tus obligaciones sociales, por ejemplo los horarios de tu trabajo y/o institución educativa. A partir de estos horarios se pueden obtener los niveles de Jetlag social.